Debes prestar especial atención a los síntomas que presenta tu cuerpo ya que podrías estar sobre entrenándote, lo cual puede resultar peligroso.  Cómo identificar sus síntomas puede resultarte complicado, ya que es dificil diferenciarlo de  la fatiga y el cansancio que habitualmente produce la actividad física.

La mayoría de los corredores no profesionales subestima los síntomas de sobreentrenamiento, y no modifican su conducta lo cual puede llegar a ser un problema.

¿En que consiste el problema?

El problema es que probablemente te lesiones y pierdas todo lo que has ganado con semanas y tal vez meses de duro entrenamiento, ya que probablemente tengas que parar de entrenar para poder recuperarte adecuadamente.

Para evitar este problema es importante que aprendas a identificar las señales que te da tu cuerpo, tienes trabajar sobre este punto para poder corregir el rumbo antes de que sea demasiado tarde.

¿Cuáles son los síntomas de sobreentrenamiento ?

– Probablemente notarás que entrenamientos que antes asimilabas bien, ahora te resultan difíciles y pesados.

– Puede ocurrirte que de una semana a la otra cuando entrenes slo sientas muy dificil e inclusive te cueste terminarlo, lo cual podría ocurrirte de forma ocasional, pero si esta situación se repite con frecuencia, puede que estés sobre entrenándote.

– La fatiga es contante, te sientes muy cansado, te cuesta recuperarte, y transcurridas varias horas luego de tu entrenamiento sigues fatigado.

– El mal humor es otro de los síntomas que podrías llegar a experimentar, algo anda mal y eso impacta en tu estado de ánimo, normalmente te sentías de excelente humor luego de correr, pero ahora la cosa ha cambiado.  Un mal día lo tiene cualquiera, inclusive tu mal humor podría no tener relación con el sobreentrenamiento, pero si estás irascible permanentemente, tienes pensamiento pesimistas etc. y no existen factores externos que puedan estar influyendo en tu estado de ánimo, probablemente estés sobreentrenándote.

– El sobreentrenamiento hace que sientas que todo te cuesta el doble.  Esto podrás comprobarlo si llevas un registro de tus entrenamientos y tratas de recordar cómo sentías el esfuerzo realizado en entrenamientos similares que hayas realizado en el pasado.

– Tienes insomnio, te cuesta conciliar el sueño, te despiertas varias veces durante la noche.

– Si  hace tiempo que estás entrenandote por encima de lo que tu cuerpo y mente pueden asimilar seguramente presentarás uno o más sintomas de los descriptos anteriormente y podría verse afectado tu sistema inmunológico, siendo más susceptible  a contraer enfermedades.

La ocurrencia aislada u ocasional de estos síntomas no debe interpretarse como sobreentrenamiento pero si presentas varios de estos sintomas de manera concurrente y esta situación se transforma en habitual, es necesario que tomes medidas al respecto, ajusta tu ritmo de entrenamiento para hacer que estos sintomas desaparezcan, si la situación persiste tal vez debas probar con mayores periodos de descanso e inclusive un cese total de tus entrenamientos hasta que sientas que todo está volviendo a la normalidad.

Imagen: Rennett Stowe

email

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.