Llegó el día de la carrera, ese intervalo de tiempo en que enfocarás tu esfuerzo únicamente en lograr el objetivo que te has planteado.  Has entrenado muy duro para tu carrera de 10 kilómetros cumpliendo meticulosamente con tu plan de entrenamiento durante meses, ¿Quieres echarlo todo a perder?

Si la respuesta es NO, entonces tienes que evitar los siguientes errores, ya que ellos pueden condicionar severamente tu rendimiento haciendo fracasar todo tu esfuerzo.

Pero no te desanimes son fácilmente evitables, solo tienes que tener en cuenta estas recomendaciones para no incurrir en ellos:

LA PREVIA

1. La comida

La comidas previas a una carrera son más importantes de lo que muchos creen, tienes que administrar las ingestas de comida previas a la carrera para que no interfieran en tu rendimiento.  Debes tener presente que vas a correr una carrera de 10k y no necesitarás una sobrecarga de hidratos de carbono ya que tus reservas de glucógeno son mas que suficientes para tal distancia.  Atiborrarte de comida no hará más que causarte incomodidad durante la carrera debido a la presencia de alimentos en pleno proceso de digestión, que harán que sientas pesadez, pudiendo presentarse nauseas y en algunos casos vómitos.

Tienes que probar cual es la forma en que debes administrar tus ingestas, has de cuenta que tu próximo entrenamiento fuerte (por Ej. el entrenamiento Himalaya), es tu próxima carrera de 10 kilómetros, prueba comer antes, observa como te sientes durante el entrenamiento si el entrenamiento es por la mañana lleva un registro de lo que has cenado y prueba tomar un desayuno previo variando alimentos para ver cual es el que mejor digieres o tal vez prefieras la opción de comer algo en alguna pausa de tu entrenamiento, etc. de esa forma irás identificando que alimentos y horarios son los más convenientes para contribuir a tu mejor desempeño.

Evita innovar en las comidas previas a la carrera, la cena anterior a tu carrera de 10k no es lo oportunidad más indicada para experimentar con alimentos nuevos o que no acostumbras a comer seguido.

Cena de manera frugal la noche anterior a la competencia y ten presente que las grasas se digieren más lentamente que otros alimentos, de esa forma evitarás levantarte a la mañana siguiente con el estómago trabajando a pleno en el proceso de digestión.

Es durante el almuerzo del día anterior donde puedes comer con mayor libertad, ya que tendrás tiempo de sobra para digerir la comida.

Si hay un intervalo de tiempo mayor a 3 horas previo a la carrera de 10k, puedes comer una barra energética e hidratarte 2 horas antes de la carrera, teniendo cuidado de no beber de manera excesiva, lo cual también podría incomodarte durante la carrera (mira nuestra nota acerca de la Hidratación).

2. La indumentaria

No utilices ropa de algodón o nylon, que se humedecerán con la transpiración y te harán sentir incómodo durante toda la carrera y probablemente irriten tu piel, te recomendamos usar indumentaria tipo dry-fit, que absorbe la transpiración evitando de esta manera las situaciones anteriormente descriptas.

El día de tu carrera de 10k no tienes que improvisar, no es el momento más apropiado para cambiar de marca o modelo de zapatillas, tampoco de estrenar un nuevo par de las zapatillas que utilizas habitualmente, tienes que sentirte muy cómodo con el mismo.

Mira el pronóstico del tiempo para el día de la carrera y elige la ropa adecuada.  Ese día tu única preocupación debe ser maximizar tu rendimiento en la competencia, no puedes perder el tiempo pensando lo que te vas a poner, eso no hará más que ponerte nervioso y desconcentrarte.

DURANTE LA CARRERA

3. El ritmo de carrera

No te agotes durante los primeros 5 kilómetros de la carrera, ten siempre presente que son 10 lo kilómetros que debes recorrer, y debes tratar de terminar corriendo a buen ritmo, que debes mantener constante e inclusive ir incrementándolo – nunca reduciéndolo – hasta el momento del esprint final, durante el cual debes correr a máxima velocidad para obtener el mejor resultado posible.

Si planificas adecuadamente tu carrera y la corres teniendo en cuenta el ritmo de carrera para el cual te has preparado durante tus entrenamientos seguramente conseguirás terminarla en los tiempos que te has propuesto.

4. El aspecto psicológico

Has entrenado duro pero ves buenos avances y te gusta, te sientes más veloz y preparado para una mayor exigencia pero se acerca la carrera y estás tan nervioso que la noche anterior no duermes, lo cual repercutirá en tu rendimiento.

Comienza la prueba y tus músculos están tensos, te sientes presionado, e incluso tienes terror escénico al ver tanta gente curioseando por ahí.

Debes evitar situaciones como las descriptas, relájate trata de descansar durante la previa y cuando hayas largado, mira el paisaje, imagínate llegado a la meta corriendo muy rápido, trata de absorber toda la energía positiva que circula a tu alrededor deja que todo comience a fluir en armonía y …  ¡Comienza a disfrutar!

email

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.